[…] En cuanto a los cameos, este es un verdadero placer. […]