[…] Es la perdición de la existencia de cada YouTuber: reclamos falsos de derechos de autor. […]