Cuándo puede ser una buena idea pedir un préstamo rápido?

cropped 6c146463740ca0359c164515af8f974b
Spread the love
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
21 / 100

Cuándo puede ser una buena idea pedir un préstamo rápido?

Seguramente te habrá ocurrido, en algún momento, que un imprevisto te obliga a desembolsar una cierta cantidad de dinero que no tienes a disposición. No se trata de una gran suma, pero sucede que no tienes posibilidad de hacerte con ella a corto plazo, para resolver este problema, ya que eso generaría otros inconvenientes. En esos instantes probablemente lo mejor sea recurrir a un crédito rápido. A continuación repasamos algunas circunstancias en las que puede ser una buena idea pedir un préstamo rápido, y cuáles son sus principales ventajas.

Como decíamos, existen momentos específicos en los que puede ser mejor aprovechar un producto financiero tan efectivo y práctico como éste, que tomar dinero de los ahorros o de otros instrumentos de inversión que tengamos, así que vamos a listar algunas de esas razones para recurrir a los prestamos rapidos como solución.

Cuando pedir un préstamo rápido es la mejor salida

Averías en el coche

Si el vehículo suele ser importante para la mayoría de las personas, los trabajadores que directamente dependen del buen estado de éstos no pueden perder tiempo cuando se trata de repararlos. Si demoran, pierden más dinero.

Éste es un perfecto ejemplo de esos instantes en los que no se debe dudar y sí solicitar un crédito rápido, ya que tan pronto se disponga del dinero se puede acometer el arreglo, y con el vehículo funcionando recuperar poco a poco y sin presiones esa suma que hará que el préstamos se pague en tiempo y forma, haciendo un buen negocio.

Remodelación de la casa

Una remodelación de la casa puede ser tan inesperada como una avería en el coche, y lo interesante de ello es que, incluso cuando saques un crédito para ponerla a punto, se trata de un dinero que es más una inversión.

Una casa en buenas condiciones siempre tendrá un valor superior para su venta o alquiler, así que el dinero que en teoría estás gastando en remodelarla o repararla, en realidad lo estás invirtiendo, pues lo recuperarás en el futuro.

Un viaje

Puede que alguno no esté de acuerdo, pero muchos sí coincidirán en que no hay mejor manera de gastar el dinero que realizando un viaje sólo, con la familia o con amigos. Y pedir un préstamo rápido puede cambiar ese viaje.

Como algunas personas ahorran durante mucho tiempo para realizar ese viaje soñado, otras prefieren pedir el dinero, disfrutar a lo grande de su escapada, y comenzar a devolverlo a su regreso. Pero cuando se trata de un «capricho», es mejor pensarlo dos veces.

Darse algún gusto

No todos los caprichos justifican pedir un crédito rápido, pero algunos pueden ser un buen motivo para ello, como por ejemplo si pretendemos comprar alguna pieza de oro, joyería o relojería, de esas que no pierden su valor en absoluto. Un ejemplo de esto podría ser para el anillo de pedida de mano.

Es decir, cuando esos caprichos permitan la utilización del objeto en cuestión durante un período corto o largo de tiempo, y luego el retorno de la inversión, no está mal darse algún gusto con el dinero de un préstamo rápido.

Aprovechar ofertas

Pedir préstamo rápido

De vez en cuando, sobre todo al final de determinadas temporadas, podemos encontrarnos con suculentos descuentos en productos o servicios, únicamente disponibles por tiempo limitado.

En ocasión, también somos testigos de cómo nuevos artículos que llegan al mercado lo hacen con alguna promoción realmente interesante durante sus primeras semanas de disponibilidad.

Si es un asunto de fechas limitadas, pedir un crédito rápido para ahorrar a la larga no es una mala elección tampoco.

Ventajas de pedir un préstamo rápido

Toca hablar, por último, de las ventajas de los créditos rápidos. Lo primero, como su propia denominación lo indica, es que las cantidades que pedimos se reciben en menos tiempo. Menos tiempo que acudiendo al banco, claro.

En segundo lugar, la cantidad de documentación a presentar es menor. Si bien deben cumplirse requisitos básicos como ser mayor de edad, residir en España o disponer de una cuenta bancaria, otros se eliminan.

Finalmente, la facilidad con la que puede obtenerse este dinero en la cuenta seleccionada es otra de sus virtudes, considerando que se lo reclama directamente por Internet, se realiza una simulación acerca de la cantidad que se desea y el plazo a través del cual se pretende pagar, y listo. Nada de presentar papeles y esperar durante días.

Ahora bien, hay que tener presente los gastos que tienen esos préstamos, donde se informan con las siglas TAE o TIN. Es aconsejado informarse del TAE, ya que es el más transparente e indica los intereses totales que habrás pagado cuando finalices el préstamo.Compártelo con tus amigos!

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •